viernes, 29 de abril de 2016

De pícaros y caballeros. Tarea 3. Claroscuro.

Esta entrada se centra en otra actividad del proyecto Claroscuro. En esta ocasión, nuestro deber era hacer un texto en el que se contrastase la actitud de los pícaros, poniendo como ejemplo a Lazarillo de Tormes, y la actitud de los caballeros, poniendo como ejemplo a Don Quijote. Previamente debíamos hacer una lectura del "Tratado III" del Lazarillo y otra lectura sobre "La aventura de los galeotes" de Don Quijote. Esta tarea debía realizarse individualmente y, a continuación, podemos ver el resultado de mi trabajo:

En el "Tratado III" del Lazarillo de Tormes se cuenta que, Lázaro, que se encuentra en la ciudad de Toledo y vive durante unos días a base de la limosna que recibía, fue tomado por un escudero para que trabajara para él. A pesar de que Lázaro sirviese a su amo, éste sigue robando comida que decide compartir con el escudero y, cuando el alcalde de la ciudad prohíbe pedir limosna en las calles, las vecinas del joven Lazarillo son las encargadas de mantenerlos con las necesidades más básicas. Lázaro es abandonado por su amo cuando los dueños de la vivienda en la que se alojaban vienen a cobrar el alquiler. Nuevamente, Lázaro pierde a otro de sus amos.

Una vez realizado un breve resumen, comencemos tratando algunos aspectos de los pícaros, como puede serlo, la aparición de estos en la Literatura. La principal aparición de los pícaros en la Literatura, se debe por así decirlo, a la situación social de una buena parte de la población en dicha época; originalmente periodos de guerras o inestabilidad. Estos personajes de la picaresca destacaban generalmente por ser astutos y por las fechorías que llevaban a cabo.

Para tratar con mayor profundidad a los pícaros, pongamos como ejemplo al Lazarillo de Tormes. Era muy común que, los lugares de nacimiento de éstos, fuesen lugares reales como aldeas o pequeños pueblos; en este caso, Lázaro nació en la aldea de Tormes. 

Su padre fue acusado por robos y, más tarde, muere en una batalla. De su madre podemos decir que desempeñaba la labor de cocinera y limpiadora en las caballerizas, teniendo en cuenta que parece ser que tenía tratos carnales con los caballeros del lugar. Podemos observar por tanto que las familias no pertenecían a una alta clase social como lo era la nobleza, sino que por lo contrario, realizaban las tareas más comunes. Como hemos comentado anteriormente, estos personajes eran astutos y dependientes, que iban de amo en amo para subsistir y daban la imagen de antihéroe, destacando sus deshonras. Como hazañas, podríamos decir que la mayor actividad que estos realizaban era la de sobrevivir y superar las diferentes adversidades que se les presentaban mediante sus fechorías, pues mentían, robaban, etc. No solían tener aliados y por lo general, carecían en cuanto a patrimonio. No tenían riquezas aunque, en el caso de Lázaro, podemos ver al final de la obra como cambia su serte, pues, cuando comienza a trabajar como alguacil, puede apreciarse una pequeña mejoría.

Las aspiraciones que estos tenían era la de ganarse la vida y subsistir aprovechándose de los demás. A pesar de ello, la finalidad de estas novelas era manifestar la situación de España en aquel momento, algo que ya comentábamos al principio de la entrada.

Para continuar, resumiremos el capítulo de "Las aventuras de los galeotes" y haremos un análisis del comportamiento y otros aspectos sobre los caballeros.

En este fragmento Don Quijote se encuentra con un grupo de presos los cuales tenían como condena hacer galeras. Como le llamaban la atención dichas condenas, tras preguntar a los presos porque las habían recibido, les ruega a los guardias que liberen a tales. Como consecuencia de una discusión entre Don Quijote y los guardias por no estar de acuerdos, los presos aprovechan la ocasión y huyen del lugar. 

Podemos ver que en la forma de comportarse de los caballeros se aprecian algunos cambios. Comencemos pues a explicar la actitud de ellos basándonos en Don Quijote de la Mancha. En primer lugar encontramos una similitud respecto a los lugares de nacimiento de éstos, pues al igual que los pícaros, el lugar de nacimiento de los caballeros solía ser real. En este caso, podemos ver que Don Quijote nació en algún lugar de la Mancha. Su familia pertenecía a la nobleza más baja, tratándose pues, de hidalgos. Podemos apreciar una diferencia más en los rasgos éticos de estos personajes, especialmente del Quijote. Este se caracterizaba por mezclar ideas fuera de lo normal con ideas muy inteligentes. Se consideraba un caballero andante y no era capaz de distinguir la realidad de la ficción. En general éstos trataban de imitar el comportamiento de un verdadero caballero aunque en el caso de este conocido personaje, no le beneficia en nada comportarse de tal modo. 


En cuanto a las hazañas, si bien los pícaros trataban de buscarse la vida robando y aprovechándose del resto, en los caballeros era muy común que como hazañas realizasen diversos intentos de hacer justicia. Como ejemplo de ello es la aventura de los galeotes, donde libera a unos delincuentes porque cree que así esta haciendo el bien. Defendía que todos debían ser libres y, finalmente, estos pensamientos le llevan a cometer hazañas que no tienen sentido. En el caso de Don Quijote, sabemos que tiene como aliado y compañero a una figura conocida como Sancho Panza, su escudero y en cuanto al patrimonio, Lázaro y Don Quijote son muy iguales en el sentido de que el patrimonio de estos decrece. Perteneciendo a la baja nobleza, también leía novelas de caballería. Dichas lecturas hacen que se vuelva loco y no tenga el éxito que esperaba tener. La aspiración de los caballeros es muy diferente a la de los pícaros. Los caballeros trataban de ayudar a los pobres y a los más desfavorecidos. Entre las varias aspiraciones principales de Don Quijote está la de conseguir el amor entre él y Dulcinea.

Para terminar con la tarea, quería decir que me ha resultado una actividad muy interesante puesto que, a demás de conocer un poco mejor ambas obras principales en la Literatura, hemos podido observar durante la actividad dos ideales que tienen muchas cosas en común. Me ha servido para conocer mejor las características de los pícaros y de los caballeros y sobre todo, me ha hecho reflexionar sobre si aún en la actualidad se siguen dando estos comportamientos o no. (Las imágenes no proceden de ninguna página en concreto, es decir, las encontramos en el apartado: imágenes de Google. En cuanto a la autoría de las dos últimas imágenes, sabemos que la primera se llama "Joven caballero en un paisaje", cuyo autor es Vittore Carpaccio. La última imagen mostrada a la derecha, es conocida como "El zambo", perteneciente a José de Ribera).


No hay comentarios:

Publicar un comentario