viernes, 11 de marzo de 2016

Actividad: La vida es un juego.

En esta entrada se encuentra realizada la nueva actividad de la asignatura de Literatura. Tras haber estudiado "El jugador" de Dostoyevski, el profesor de esta asignatura nos ha mandado esta tarea en la que tenemos que dar nuestra opinión en función de si creemos que la vida es un juego o si creemos lo contrario. Este es el resultado:

La vida es un juego:

Tras haber finalizado la lectura de "El jugador", hemos sacado entre otras muchas conclusiones que el protagonista de esta novela era un personaje incapaz de pensar por sí mismo. La pasión por el juego le domina y reta al juego de tal manera que llega a dejarse llevar por el azar y llega a creer que un golpe de suerte cambiará su destino. Pero... ¿Es comparable la vida con el juego? ¿Nos dejamos llevar por el azar al igual que Alexei en el juego y creemos que un golpe de suerte nos cambiará nuestro destino? ¿Que pasa en el juego y que pasa en la vida real?

Si hablamos en primer lugar sobre qué pasa en el juego y en la vida del día a día, podemos explicarlo poniendo como ejemplo uno de los juegos más conocidos como puede serlo el bingo. Éste, es un juego en el que en el interior de un bombo hay una cierta cantidad de bolas con sus respectivos números. El funcionamiento es que los jugadores tienen unos cartones con números aleatorios y una persona va cogiendo las bolas del interior del bombo diciendo el número que ha salido. Los números se tachan conforme salgan y el primer jugador que consiga tachar todas las cifras de su cartón es al que se le considera ganador. Como podemos observar es un juego basado en el azar y también depende mucho de la suerte que tengas durante la partida. Esto no solo ocurre en este juego, sino que también ocurre en otros muchos que son conocidos como la ruleta rusa o, si se puede considerar un juego, algo muy cotidiano como lo es "jugar la lotería". Sin embargo, en la vida del día a día, donde nos tenemos que enfrentar a diferentes obstáculos, problemas y sobre todo a tomar decisiones importantes pensando en los pros y en los contras que puedan tener éstas, personalmente pienso que no nos deberíamos dejar llevar por el azar ya que podríamos tomar la decisión incorrecta y por decirlo de alguna forma, "echar a perder nuestras vidas" por no pararnos a pensar en nuestros actos.

Entonces... ¿Se puede comparar la vida con el juego? Es muy evidente que son dos cosas totalmente diferentes. En un juego, si pierdes la partida o alguna apuesta (si los jugadores deciden hacerlas), tu puedes elegir jugar una nueva partida y tener una nueva oportunidad para conseguir lo que estas buscando. En cambio, en la vida real, la mayoría de obstáculos, problemas u otras situaciones que se nos presentan, sólo hacen acto de presencia una vez. Con ello y al hilo de lo que comentaba anteriormente, quiero decir que si dejamos nuestras vidas en manos del azar, probablemente perdamos la oportunidad de tomar la decisión que nos lleve a hacer lo que creemos correcto. Por ejemplo: el protagonista de esta novela toma la decisión de jugar a la ruleta para ver si así conseguía enriquecerse y conquistar a Paulina. Cuando empieza a jugar una partida tras otra, este descubre una cierta pasión y vicio hacia dicho juego, llegando a ser un ludópata. Para mí, la decisión que tomó el protagonista fue una decisión equivocada ya que llegó a causarse tal trastorno en él. Probablemente quiso arriesgarse para conseguir a Paulina sin pensar en lo que el juego le podía suponer. El egoísmo y el deseo de conseguir dinero y a una bella mujer, le llevaron a la "pobreza". Con ello quiero decir que en la vida todo llega, todo pasa y todo cambia. No debemos tomar decisiones a la ligera sin antes pensar, no debemos dejarnos llevar por lo que queremos, sino por lo que creemos que es lo correcto. En definitiva, debemos ser responsables de los actos que cometemos si queremos evitar una locura y no dejar en el olvido el pasado, pues de él se aprende mucho y nos puede ayudar a tomar el camino correcto en el futuro.

Podemos pensar que un golpe de suerte nos cambiará la vida, pero quizás ese golpe de suerte nunca llegue y seamos nosotros los que tengamos que buscarlo.













No hay comentarios:

Publicar un comentario