domingo, 31 de enero de 2016

Comentario del T. II. sobre Werther.

12 DE DICIEMBRE

“Querido Guillermo: Me encuentro en un estado que debe parecerse al de los que antiguamente se creían poseídos del espíritu maligno. No es el pesar, no es tampoco un deseo ardiente, sino una rabia sorda y sin nombre lo que me desgarra el pecho, me anuda la garganta y me sofoca. Sufro, quisiera huir de mí mismo, y paso las noches vagando por los parajes desiertos y sombríos de que abunda esta estación enemiga.

“Anoche salí. Sobrevino súbitamente el deshielo y supe que el río se había salido de madre, que todos los arroyos de Walheim corrían desbordados y que la inundación era completa en mi querido valle. Me dirigí a él cuando rayaba la medianoche, y presencié un espectáculo aterrador. Desde la cumbre de una roca vi a la claridad de la luna revolverse los torrentes por los campos, por las praderas y entre los vallados, devorándolo y sumergiéndolo todo; vi desaparecer el valle; vi en su lugar un mar rugiente y espumoso, azotado por el soplo de los huracanes. Después, profundas tinieblas; después la luna, que aparecía de nuevo para arrojar una siniestra claridad sobre aquel soberbio e imponente cuadro. Las olas rodaban con estrépito..., venían a estrellarse a mis pies violentamente… Un extraño temblor y una tentación inexplicable se apoderaron de mí. Me encontraba allí con los brazos extendidos hacia el abismo, acariciando la idea de arrojarme en él. Sí, arrojarme y sepultar conmigo en su fondo mis dolores y sufrimientos. Pero ¡ay qué desgraciado soy! No tuve fuerzas para concluir de una vez con mis males, mi hora no ha llegado todavía, lo conozco. ¡Ah, Guillermo!


¡Con qué placer hubiera dado esta pobre vida humana para confundirme con el huracán, rasgar con él los mares y agitar sus olas! ¡Ah!, ¿no alcanzaremos nunca esta dicha los que nos consumimos en nuestra prisión? ¡Qué tristeza se apoderó de mí cuando mis ojos se fijaron en el sitio donde había descansado con Carlota bajo un sauce después de un largo rato de paseo! También allí había llegado la inundación, y a duras penas pude distinguir la copa del sauce. Pensé entonces en la casa del juez en sus prados... El torrente debía de haber arrancado también nuestros pabellones y destruido nuestros lechos de césped. Un luminoso rayo del pasado brilló ante mi alma, como brilla en los sueños de un cautivo una ola de luz que le finge praderas ganado o grandezas de la vida. Yo estaba allí de pie... ¡Ah! ¿Es que me falta valor para morir? Yo debía... Y, sin embargo, heme aquí como una pobre vieja que recoge del suelo sus andrajos y va de puerta en puerta pidiendo pan para sostener y prolongar un instante más su miserable vida.”



En éste fragmento; podemos ver una carta escrita por Werther a su amigo Guillermo el día 12 DE DICIEMBRE, en la que refleja el sufrimiento que tiene por lo que le está pasando y expone la idea del suicidio, aunque dice que aún no le ha llegado su hora y decide que esa no será la ocasión en la que ponga fin a sus dolores.

Como tema principal de la obra tenemos el suicidio, pues continuamente el protagonista tiene pensamientos melancólicos y suicidas que le llevan finalmente a cometer dicho acto. Quizás, también se plantee como tema secundario el argumento del arte y naturaleza, ya que identifica el entorno en el que está rodeado (una inundación que arrasa con todo lo que hay en su querido valle, entre ellas, un sauce que le traía buenos recuerdos ya que bajo él había descansado con Carlota) con sus sentimientos personales.

Probablemente todos estos pensamientos que se le pasan por la cabeza a Werther, se deban al odio que siente contra la sociedad en la que vive, relacionando este otro tema con el Mal del Siglo.

Este fragmento pertenece a la parte en la que el editor se dirige al lector, la última de las tres partes en las que se divide esta novela epistolar, relatándonos el final de la relación entre Werther y Carlota. El espacio en éste fragmento y el narrado continuamente en la obra es el pueblo del que tanto hace mención el autor (Walhleim) y Werther es el único personaje de éste fragmento.

A raíz de este fragmento y al igual que en el anterior comentario, podemos decir que en ocasiones podemos observar la discontinuidad que hay entre carta y carta, siendo también muy variada la extensión entre unas y otras.

Finalmente, también cabe destacar el uso de diferentes recursos a lo largo de éste fragmento. Son los siguientes:

- Interrogaciones: ¿Es que me falta valor para morir?
- Reticencias: Yo debía...
- Interjecciones: ¡Ah!
- Exclamaciones: ¡Ay qué desgraciado soy!

sábado, 30 de enero de 2016

Tertulia de La Celestina

En esta ocasión subo un trabajo realizado para la asignatura de Lengua. Una tertulia sobre La Celestina.

jueves, 28 de enero de 2016

Coplas I y II de Jorge Manrique.

He elegido éstas dos coplas (I y II) puesto que me hacen reflexionar y darme cuenta del rápido transcurso del tiempo. En el caso de la primera copla, el autor nos adelanta con una breve introducción la idea de la fugacidad de la vida y lo corta que es ésta (algo que me resulta llamativo e interesante ya que a día de hoy nos planteamos o ya nos lo hemos planteado en alguna que otra ocasión), siendo entonces un tema que guarda vigencia en la actualidad. En el caso de la segunda copla, podemos ver algo parecido a un razonamiento del tema del que trataba la anterior copla. Finalmente, debo destacar que aunque sea una elegía funeral, me parece muy interesante la reflexión que hace Jorge Manrique sobre la fama, la muerte, la vida y la fortuna en una gran obra como lo es: "Coplas por la muerte de su padre", haciendo de ésta una de las más importantes de la literatura española.

"Werther" y las obras literarias de Goethe.

Como ya sabemos, "Las desventuras del joven Werther" o simplemente "Werther", es una novela epistolar que fue escrita por el alemán Goethe y fue publicada sobre el año 1774. Pero... ¿Por qué dicha obra es considerada una obra importante? Pues, su importancia se debe a que fue una de las que recibió mayor importancia en el movimiento alemán Sturm und Drang, el cual, dejó total libertad a los artistas en la expresión a la subjetividad individual y a los límites de la emoción en contraposición a todo lo que se veía afectado o limitado de alguna manera por el racionalismo de la Ilustración. No obstante, no es sólo esa la causa, sino que también fue una de las pocas obras escritas en el periodo que duró el movimiento antes comentado y gracias a ello, Goethe pasaría a ser una famosa e importante figura literaria.

Si hacemos un resumen de la obra, podemos resumirla de la siguiente manera: "Werther" es una obra formada por un conjunto de cartas que le escribe dicho personaje a su amigo Guillermo. Como ya comentábamos en la actividad redactada en la entrada anterior, nuestro personaje nos revela que le ocurre durante el periodo de tiempo que está en el pueblo ficticio de Wahlheim. Cuando comenzamos a leer las primeras cartas; podemos ver como empieza todo, pues Werther conoce a la mujer a la que tanto amaba, Carlota, cuya prioridad es mantener a sus hermanos después del fallecimiento de su madre. Pero no todo sería tan sencillo como podía aparentar, puesto que sin el saberlo, Carlota ya estaba comprometida con otro hombre, Alberto. Más tarde trataría de establecer una relación más personal con ambos, pero comienza a pasarlo mal, decidiendo abandonar el pueblo en el que se alojaba. Posterior a todo esto, decide regresar nuevamente, pero se encuentra con que Alberto y Carlota han establecido matrimonio. Ahora sufriría cada vez más y sin más remedio o solución ante lo que le estaba ocurriendo, decide quitarse la vida.

Dicha obra aparece en el justo momento en el que se rompe con las reglas y la razón dominante que hasta el entonces estaba presente.

Para finalizar, dejando un poco de lado la obra que anteriormente e descrito, hablaré en general sobre las obras literarias del alemán. No sólo escribió una gran obra como lo fue "Las desventuras del joven Werther", sino que, como novelista, poeta y dramaturgo escribió otras muchas de las que hoy día conocemos. Primeramente, sería conveniente destacar tres periodos en los que se dividen sus obras:

1. El Prerromanticismo (1767-1785): hasta su viaje a Italia. En este periodo destacan "Werther" y la tragedia constituida por 5 actos, "Clavijo".

2. El Clasicismo (1786-1805): tras su viaje a Italia. En este periodo destacan Torcuato Tasso e Ifigenia en Táuride , ambas, tragedias escritas en verso. Entre otras varias, también destaca la novela denominada "Los años de aprendizaje de Wilhelm Meister.

3. El Simbolismo (1806-1832): último periodo. En este periodo destaca mayormente "Fausto", aunque también escribe "Los Viajes Italianos" y "Las afinidades electivas".

También fue autor de una autobiografía a la que llamó "Poesía y verdad" , varias obras teatrales poniendo como ejemplo "Los cómplices" y en la poesía, que destaca "Elegías romanas".




miércoles, 27 de enero de 2016

Comentario del T. I. sobre Werther.

4 DE MAYO DE 1771

¡CUÁNTO me alegro de mi viaje! ¡Ay, amigo mío, lo es el corazón del hombre! ¡Alejarme de ti, a quien tanto quiero; dejarte, siendo inseparable, y sentirme dichoso! Sé que me lo perdonas. ¿No parece que el destino me había puesto en contacto con los demás amigos, con el exclusivo fin de atormentarme? ¡Pobre Leonor! Y, sin embargo, no es culpa mía, ¿Podía yo evitar que se desarrollase una pasión en su desdichado espíritu, mientras me embelesaba con las gracias hechiceras de su hermana? Así y todo, ¿no tengo nada que echarme en cara? ¿No he nutrido esa pasión? Más aún: ¿no me he divertido frecuentemente con la sencillez e inocencia de su lenguaje, que muchas veces nos hacía reír, aunque nada tenía de risible? ¿No he?.. ¡Oh! ¡Qué es el hombre, y por qué se atreve a quejarse? Quiero corregirme, amigo mío; quiero corregirme, y te doy palabra de hacerlo; quiero no volver a preocuparme con los dolores pasajeros que la suerte nos ofrece sin cesar; quiero vivir de lo presente, y que lo pasado sea para mí pasado por completo. Confieso que tienes razón cuando dices que aquí abajo habría menos amarguras si los hombres (Dios sabrá por qué los ha hecho como son) no se dedicasen con tanto ahínco a recordar dolores antiguos, en vez de soportar con entereza los presentes.

Podemos ver en éste fragmento, una carta que escribe Werther a un amigo al que aprecia, en la que nos muestra la pasión que siente por una mujer a la que conoce durante lo que parece un viaje. También podemos observar al final del texto, la intención que tiene de dejar en el olvido los malos momentos que ha pasado y centrarse de alguna forma en los que ahora tiene presente.

En ésta obra podemos encontrar diferentes temas; siendo uno de ellos el mal del siglo, pues nuestro protagonista está enamorado de una chica, pero vive en una sociedad a la que odia, en la que le fatigan las relaciones burguesas y decide separarse de tal sociedad.


Cabe destacar que en este fragmento, el amor que nos muestra Werther es un amor en el que siente pasión por Leonor, no un amor romántico, que sería el que se daría posteriormente con Carlota. Otra cosa que nos llama la atención, es la clara idea que posee de vivir el presente, dejar en el olvido el pasado y no pensar en el futuro ya que sabe de antemano que le llegará la muerte de una forma u otra.


Comentado ésto, podemos sacar la conclusión de que Werther, es un personaje que tiene una visión subjetiva de los acontecimientos y también podemos hacernos una idea de los sentimientos de dicha persona, pues como sabe que Carlota no le corresponde y ya está prometida, decide suicidarse para no seguir sufriendo. Por lo que es evidente que sufría por amor (entre otras cosas).


El narrador de éste texto es en primera persona, ya que es Werther quien escribe las cartas de las que se compone la obra, aunque también podemos encontrarlo en tercera persona. Si leemos el final de la obra, podemos ver que también hay una parte en la que el editor se dirige al lector. Cabe destacar que con ésta obra, el autor trata de mostrarnos la vida de tal protagonista, y podemos encontrar continuamente a lo largo de ella el tema del ideal femenino. Otra característica es que en ocasiones, hay una clara discontinuidad de tiempo entre cada carta y algunas no tienen la extensión que otras que por el contrario si poseen. En éste fragmento; y durante toda la obra, encontramos numerosos signos tanto de exclamación como de interrogación, como por ejemplo: ¡Cuanto me alegro de mi viaje! o ¿Que es el hombre, y porque se atreve a quejarse?. No podemos pasar por alto que también se hace uso de interjecciones como, ¡Pobre Leonor! y el empleo de reticencias como, ¿No he...?

Para terminar, podemos decir que el pueblo del que se habla en la obra; Walheim, es totalmente ficticio y, en ocasiones cuando hay una descripción del lugar, podríamos hacer alguna referencia con el tópico literario denominado "Locus Amoenus" aunque precisamente en el fragmento con el que contamos para esta actividad no se da tal caso.

miércoles, 20 de enero de 2016

Johann Wolfgagn von Goethe y su época.

Johann Wolfgagn von Goethe nació el 28 de agosto de 1749 en Fráncfort del Meno y falleció el día 22 de marzo de 1832 a los 82 años de edad en Weimar. Fue poeta, novelista, dramaturgo y científico alemán que ayudó a fundar el Romanticismo, teniendo una notable influencia en dicho movimiento. Era hijo de Johann Caspar Goethe, abogado y consejero imperial que decidió educar a sus hijos él mismo. También lo fue de Katharina Elisabeth, hija de un antiguo burgomaestre de Fráncfort.

Gracias a la inteligencia superdotada y a la curiosidad que sentía por lo que le rodeaba, llegó a tener numerosos conocimientos sobre cultura, por lo que tenía una cultura completa. Sus primeros estudios fueron las lenguas, aunque prefería más el arte. Posteriormente estudiaría otras ramas como la química y la medicina. Sobre el año 1765, estudió Derecho, pero se veía obligado a dejar estos estudios a causa de una enfermedad que ahora padecía. Cinco años más tarde, decide retomar nuevamente sus estudios en Derecho y los concluyó al año siguiente. 

Para él, esos años fueron de gran importancia, pues conocería a varias personas que le ayudarían más tarde. Dos de esas personas son:

- Friederik Brion, que le inspiraría mayoritariamente en sus personajes femeninos.
- Johann Gottfried von Herder, que le ayudó a iniciarse en la poesía alemana, descubriendo el mundo de Shakespeare liberándolo entonces del Neoclasicismo francés, movimiento cultural que tuvo una tendencia preceptiva.

De vuelta en Alemania, escribió la tragedia "Götz von Berlichingen" y al año siguiente "Las cuitas del joven Werther", más conocida como "Las desventuras del joven Werther". Posteriormente conocería a grandes personajes como Napoleón Bonaparte y Ludwig van Beethoven.

Una vez tratada su biografía, pasaremos a hablar sobre su época. Para empezar, podríamos decir que muy similar a otros dos autores ya estudiados; Shakespeare y Boccaccio, las obras de Goethe están comprendidas entre el Racionalismo que estaba presente en el siglo XVIII y el Romanticismo. Como ya sabemos, la revolución en Francia dió comienzo sobre el año 1789, causando el deseo de alcanzar la libertad, extendiéndose éste a diferentes ámbitos, como podía ser la libertad en la sociedad y/o la libertad en la Literatura (entre otros). Gracias a la libertad de la que ahora gozaba la Literatura, ésta fue rompiendo con las normas a las que, hasta el momento, se había visto obligada a cumplir. Finalmente citaremos algunos de los puntos que fueron los que se empezaron a dar en las obras de aquel entonces. Éstos eran:

- Frente a la razón, los pensamientos iban a tener mayor importancia.
- El valor absoluto pasaría a ser la Libertad.
- La imitación disminuye y se empieza a hacer mayor uso de la imaginación.