domingo, 20 de diciembre de 2015

Romeo y Julieta, argumento actualizado.














Dicha historia tiene lugar en Bérgamo, ciudad italiana en la que dos familias son rivales, los Lombardi y los Carpio. Francisco, único heredero de los Lombardi, familia que poseía grandes hectáreas de viñedos, se cuela en un lujoso banquete organizado en el palacete de los Carpio, donde conocerá a Helena, una de los tres hermanos de la familia Carpio; familia que disponía de bonitas casas en los lugares más lujosos de Bérgamo. Francisco, con unos 22 años de edad, se enamora a primera vista de Helena, con tan sólo 16 años, la cual será su posterior esposa. Con el tiempo, ambos jóvenes sabían que sus padres nunca permitirían la unión entre ellos por la gran rivalidad en la que éstas dos familias se encontraban; no obstante, ese no supondría un obstáculo para dichos jóvenes.

Como solución ante semejante problema, deciden desplazarse a la ciudad de Verona, donde Fray Leopoldo los casará para hacer posible el deseo de Francisco y Helena. Cuando pasan unos días después de que la ceremonia tuviese lugar, Francisco recibe una noticia en la que dice que su primo ha fallecido en un accidente. Rápidamente, Francisco se dirige al lugar, no antes sin despedirse de su querida Helena, a la que le pide que se quede en Verona. Pero Helena se niega y le pide a su esposo que por favor deje ir con él. Cuándo llegan a Bérgamo, Francisco se entera de que el accidente fue provocado por el hermano de Helena, al que sin que su esposa supiese, lo matará provocando mayor furia entre los Lombardi y los Carpio.

Ahora todo eran problemas, pero a Helena no le importó mucho la muerte de su hermano. Francisco, sin saber que hacer, se dirige de nuevo a Verona, donde se alojará con Fray Leopoldo y le contará lo ocurrido. Mientras Helena lo buscaba día tras día, su esposo estaba destrozado y no dejaba de reflexionar sobre lo ocurrido. Posteriormente, los padres de ambos jóvenes se enteraron del matrimonio de éstos, y los padres de Helena pensado que su marido no volvería le obligan a casarse con el conde Paris. Helena aún tenía esperanzas de que su esposo volviese junto a ella y esperó y esperó durante días a Francisco, que volvió más tarde el mismo día de la boda entre el conde Paris y Helena, justo antes de que el conde Paris tomase la mano de ella.

Finalmente los guardias del palacete de los Carpio reciben la orden por parte del padre de Helena (que no estaba muy contento) de acabar con su esposo Francisco, y así lo hicieron. Casualmente Helena es avisada por Fray Leopoldo de lo que se venía encima y se dirige al lugar y entra a la sala donde esta ejecución tendría lugar y se acerca a su padre, al que le dará un abrazo y disimuladamente cogerá un pequeño puñal que cuelga de su cinturón para suicidarse al saber que no volverá a ver a Francisco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario