domingo, 13 de diciembre de 2015

Comentario del T. I. sobre Romeo y Julieta.

JULIETA   ¿Te   vas   ya?   Aún   no   es   de   día.   Ha   sido   el ruiseñor   y   no   la   alondra el que ha traspasado tu oído medroso. Canta por la noche en aquel granado. Créeme, amor mío; ha sido el ruiseñor.
ROMEO Ha sido la alondra, que anuncia la mañana, y no el ruiseñor. Mira, amor, esas rayas hostiles que apartan las nubes allá, hacia el oriente. Se apagaron las luces de la noche y el alegre día despunta en las cimas brumosas. He de irme y vivir, o quedarme y morir.
JULIETA Esa luz no es luz del día, lo sé bien; es algún meteoro   que   el   sol   ha   creado   para   ser   esta   noche   tu antorcha y alumbrarte el camino de Mantua. Quédate un poco, aún no tienes que irte.
ROMEO   Que   me   apresen,   que   me   den   muerte;   lo consentiré si así lo deseas. Diré que aquella luz gris no es el alba, sino el pálido reflejo del rostro de Cintia , y que no es el canto de la alondra lo que llega hasta la bóveda del cielo. En lugar de irme, quedarme quisiera. ¡Que venga la muerte! Lo quiere Julieta. ¿Hablamos, mi alma? Aún no amanece. JULIETA ¡Si está amaneciendo! ¡Huye, corre, vete! Es la alondra la que tanto desentona con su canto tan chillón y disonante. Dicen que la alondra liga notas con dulzura: a nosotros, en cambio, nos divide; y que la alondra cambió los ojos con el sapo: ojalá que también se cambiasen las voces, puesto que es su voz lo que nos separa y de aquí te expulsa con esa alborada. Vamos, márchate, que la luz ya se acerca.
ROMEO Luz en nuestra luz y sombra en nuestras penas.
(Entra el AMA a toda prisa.)
AMA ¡Julieta!
JULIETA ¿Ama?
AMA   Tu   madre   viene   a   tu   cuarto.   Ya   es   de   día.   Ten cuidado. Ponte en guardia. (Sale.)
JULIETA Pues que el día entre, y mi vida salga.
ROMEO Bien, adiós. Un beso, y voy a bajar. (Desciende.)
JULIETA ¿Ya te has ido, amado, esposo, amante? De ti he de saber cada hora del día, pues hay tantos días en cada minuto...   Ah,   haciendo   estas   cuentas   seré   muy   mayor cuando vea a Romeo.
ROMEO   (abajo)   ¡Adiós!   No   perderé   oportunidad   de enviarte mi cariño.
JULIETA ¿Crees que volveremos a vernos?
ROMEO Sin duda, y recordaremos todas nuestras penas en gratos coloquios de años venideros.
JULIETA   ¡Dios   mío,   mi   alma   presiente   desgracias! Estando ahí abajo, me parece verte como un muerto en el fondo de una tumba. Si la vista no me engaña, estás pálido. ROMEO A mi vista le dices lo mismo, amor. Las penas nos beben la sangre Adiós. Sale. JULIETA Fortuna, Fortuna, te llaman voluble. Si lo eres, ¿por qué te preocupas del que es tan constante? Sé voluble, Fortuna, pues así no tendrás a Romeo mucho tiempo y podrás devolvérmelo.


3. Exponga el tema del fragmento y relaciónelo con el resto de la obra.

El tema principal de éste fragmento es la despedida entre Romeo y Julieta cuando comienza el nuevo día.

El fragmento lo podemos encontrar en el tercer acto, concretamente en la tercera escena. En dicha escena podemos ver como Romeo pasa la noche en la habitación de Julieta, arriesgando por completo su vida por estar con su amada.

Podemos observar al principio de éste fragmento cómo ambos hablan sobre dos aves de las cuales se guían por sus cantos para saber si ya ha llegado la mañana o todavía no. Efectivamente se trataba de la alondra, la cual con su canto, daba comienzo a un nuevo día indicando que llegaba la mañana. Es entonces cuando el ama de Julieta la avisa de que deben apresurarse, pues su madre se dirigía a tal habitación. E ahí cuando el valiente y arriesgado Romeo se viste rápidamente y desciende por un gran balcón, por el cual también ascendía para poder ver a Julieta sin ser detectado.

Claramente se trata de una historia de amor entre dos jóvenes inexpertos en ese tema, que llegan a hacer locuras y arriesgar sus vidas como es el caso de Romeo para poder verla. Como podemos leer en muchas fuentes de información, una de las ideas en las que se basaba William Shakespeare era que la vida había que vivirla y disfrutarla con amor, complementándose siempre, como era el caso de éstos personajes.

Finalmente también podemos ver como por culpa de los malentendidos, sucesos y acciones que ocurren conforme transcurre la obra, llevan a los protagonistas al sufrimiento y desesperación por amor, terminando en la muerte.


4. Analice las características formales del fragmento: su técnica y los recursos expresivos empleados.

Claramente, esta obra se trata de una tragedia basada en el diálogo entre los personajes como ya veníamos diciendo. Por lo tanto, con ello, hace uso de características propias de la tragedia como el destino.

Generalmente las tragedias trataban temas serios y por lo general en las situaciones que le ocurrían a los personajes se ponía en juego la vida y la muerte de estos. Los protagonistas representaban clases altas o importantes de la sociedad y otra de las características más generales de la tragedia es que intentaban provocar en los espectadores dos emociones, el temor y la compasión.

Ésta obra consta con numerosos personajes que eran de ambas familias, aunque podíamos encontrar otros que eran secundarios como Fray Lorenzo o los mensajeros.

Para finalizar podemos dividir este fragmento en tres partes diferentes:

- Una breve introducción en la que los personajes hablan sobre dos aves y discuten si es de día o           todavía no había llegado la mañana.

- El cuerpo del fragmento en el que conversan el ama, Julieta y Romeo hasta que el ama de Julieta         alerta de la llegada de la madre que se dirige a la habitación donde estos se encontraban.

- Por último, la parte final del diálogo en la que Julieta ruega a la fortuna que no tenga a su amante       separado de ella durante un largo periodo de tiempo.

Es el Carpe Diem uno de los tópico literarios que aparece en esta gran obra de Shakespeare.

No hay comentarios:

Publicar un comentario