sábado, 14 de noviembre de 2015

Comentario del T. II. El Decamerón.

El niño, al ver a su padre, corrió hacia él y le hizo fiestas como hacen los niños pequeños; el cual, cogiéndolo en brazos, llorando no de otra manera que si lo sacase de la fosa, comenzó a besarlo y a darle gracias a su compadre que se lo había curado.
El compañero de fray Rinaldo, que no un padrenuestro sino más de cuatro había enseñado a la criadita, y le había dado una bolsa de hilo blanco que le había dado a él una monja, y la había hecho devota suya, habiendo oído al santurrón llamar a la alcoba de la mujer, calladamente había venido a un sitio desde donde pudiera ver y oír lo que allí pasaba. Y viendo la cosa en buenos términos, se vino abajo, y entrando en la alcoba dijo:
-Fray Rinaldo, las cuatro oraciones que me mandasteis las he dicho todas.
A quien fray Rinaldo dijo:
-Hermano mío, tienes buena madera y has hecho bien. En cuanto a mí, cuando mi compadre llegó no había dicho sino dos, pero Nuestro Señor por tu trabajo y el mío nos ha concedido la gracia de que el niño sea curado.
El santurrón hizo traer buen vino y dulces, e hizo honor a su compadre y a su compañero con lo que ellos tenían necesidad más que de otra cosa; luego, saliendo de casa junto con ellos, los encomendó a Dios, y sin ninguna dilación haciendo hacer la imagen de cera, la mandó colgar con las otras delante de la figura de San Ambrosio, pero no de la de aquel de Milán .

3. Exponga el tema del fragmento y relaciónelo con el resto de la obra.

4. Analice las características formales del fragmento: su técnica y los recursos expresivos empleados.

5. Exprese su valoración personal del texto y relaciónelo con los conflictos de nuestro tiempo o con otras manifestaciones artísticas.

3. Como tema del fragmento, podríamos decir que es el encuentro de Fray Rinaldo con su comadre y el encuentro del marido con estos dos en la habitación.

Podemos observar en este fragmento a cuatro personajes principales; la comadre, Fray Rinaldo, el marido de la comadre y el amigo de Fray Rinaldo, los cuales se encuentran en la siguiente situación: mientras Fray Rinaldo y la comadre estaban en la alcoba junto a el amigo de Fray Rinaldo y la criada manteniendo relaciones sexuales, el marido de la comadre entra en la alcoba, por lo que, asombrados, tratan de inventar una excusa para salir de dicha situación. Hacen creer al marido que estaban rezando para curar las lombrices del ahijado, y el marido, sorprendido, toma la respuesta que estos dan y lo acepta, invitándolos posteriormente a comer y tomar vino con ellos.

Si lo relacionamos nuevamente con el resto de la obra, vemos que se sigue dando el caso de la infidelidad que las mujeres hacen a sus maridos.

4. Como hemos comentado en otras entradas, este fragmento también posee un carácter narrativo, en el que predomina la narración, aunque también encontramos algo de diálogo directo. Este fragmento se encuentra al final de la novela tercera de la Jornada VII.

La historia de este fragmento, se da en la habitación de la casa de la mujer, donde ellas mantienen las relaciones sexuales junto a Fray Rinaldo y su amigo. También encontramos el uso de hipérbaton y largas oraciones.

5. Para mí, ésta es una obra interesante, en la que el autor pasa al papel las costumbres y actividades que se realizaban en su época. Sin duda, podemos ver que para Boccaccio, el mundo no es solo un tránsito para el más allá, sino un lugar hermoso en el cual merece la pena disfrutar al máximo.

A raíz de ello, se nos muestra a los personajes tal cual son, con las apetencias y deseos propios de todo humano y la situación de la mujer en la época del escritor italiano entre otros.

Podemos relacionar por ejemplo la situación de la mujer, con la actualidad en el sentido de que muchos países siguen discriminando e impiden por completo su liberación sexual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario